EL BLOG DE DECORACIONES LÓPEZ GARCÍA

EL BLOG DE DECORACIONES LÓPEZ GARCÍA /// LAREDO: C/ GUTIERREZ RADA, 6. TLF. 942 60 59 94

viernes, 29 de enero de 2016

DIY-RECETA: RESPIGOS DE LAREDO

Hoy, como cada viernes, toca DIY y el de hoy es, además, de la "sección cocinillas" con un plato típico de mi pueblo, de Laredo ;)  Sí porque, aunque las más famosas son nuestras anchoas, los pejinos tenemos debilidad por otra comida, algo menos glamurosa, pero que a nosotr@s nos vuelve loc@s: los respigos.




¿Que no sabéis que son los respigos? ¿Y si os digo grelos o nabizas o, simplemente, hojas de nabo? ¿Os suenan ya? ¿Sí, verdad? Pues eso son los respigos, las hojas de los nabos, la parte "verde" de este tubérculo que en algunos sitios como Galicia sí que se aprovecha, pero en otros muchos sólo se utilizan como comida para el ganado. Nosotros en cambio, somos tan "nuestros" que lo hacemos justo al revés, nos comemos las hojas y le damos los nabos a las vacas ;)

Antes de seguir... aviso a navegantes. Esta receta es un poco más laboriosa que otras que hemos publicado y tampoco aprovecha sobras, como el Helado de Mazapán o los Montaditos Calientes, pero a su favor tiene que es cocina de temporada y un plato muy completo y económico, que también es importante, ¿no?

Además, también os cuento que es un plato con un sabor muy característico que, ya os digo, aquí nos encanta pero no gusta a todo el mundo. Los niños por ejemplo, no suelen ser muy fans... los míos sin ir más lejos, no lo son, por eso la receta de hoy va sólo con ingredientes para dos personas, pero bueno, nada serio, es un pequeño inconveniente que, como nos ha pasado a tod@s en este pueblo, se pasa con la edad ;)


Los ingredientes para dos personas son:

- Un manojo de respigos (aquí se venden así).
- Beicon o panceta de cerdo.
- Chorizo (aunque yo no tenía y he utilizado chistorra, un poquito sí que he aprovechado ;).
- 2 huevos.
- 2 dientes de ajo.
- Sal.
- Aceite de oliva.


Comenzamos recortando las puntas de las hojas y los tronchos (1). Después, lavamos las hojas. Aunque un manojo parezca poco, los respigos en crudo son voluminosos, ocupan mucho y además suelen tener restos de tierra, por eso es aconsejable lavarlos directamente en el fregadero (2).


Una vez que los tenemos bien limpios, los troceamos casi en juliana (3). Cuando ya están cortados, los metemos en una cazuela grande con bien de agua fría y los ponemos al fuego (4). Cuando el agua rompa a hervir, bajamos el fuego y los dejamos cocer unos 25 minutos.


Pasados esos 25 minutos, retiramos la cazuela del fuego, y echamos los respigos en un escurridor (5) y los aplastamos un poco con una cuchara de palo, para retirar el exceso de agua. En este punto, si consultáis por ahí más recetas veréis que hay discrepancias sobre cuántas veces han de cocerse los respigos. Hay quien opina que con una vez es suficiente, pero ante la duda, yo he consultado con mi Sra. Madre - ¿con quién si no? ;) - y ella me dijo que mejor cocerlos dos veces para que pierdan su amargor, así que eso hice. Después de escurridos, se vuelven a colocar en la cazuela, se vuelven a cubrir con agua y repetimos la operación anterior, es decir, los volvemos a poner al fuego y, desde que rompan a hervir, otros 25 minutos.


Ahora, otra vez como en el anuncio de las natillas... ¡repetimos! De la cazuela, otra vez al escurridor y, de nuevo, nos ayudamos con una cuchara de madera para quitar el agua (7) y esperamos a que se templen. A pesar de que ya los hemos escurrido dos veces, los respigos siguen teniendo agua así que, cuando ya no quemen, hay que seguir quitándoles el agua. La mejor forma es hacerlo con las manos, vamos cogiendo montoncitos, los vamos apretando y vamos formando bolas (8). Este paso, que parece una tontería es fundamental para el éxito de la receta.


Ahora que ya tenemos los respigos cocidos y sin agua, es el momento de pasar a la segunda parte de la receta. En primer lugar troceamos también el chorizo - yo, la chistorra -, el beicon o la panceta - depende de si lo preferís ahumado o no -, y el ajo (9). A continuación ponemos la sartén al fuego con un buen chorro de aceite de oliva y ponemos los ajos a dorar (10).


Cuando los ajos ya estén doraditos, añadimos el chorizo - o chistorra - y el beicon o la panceta (11) - ya veis el colorcillo que está cogiendo la cosa ;) -. Lo dejamos hasta que el embutido esté bien frito y, entonces, añadimos los respigos en esa misma sartén y lo rehogamos todo bien durante un buen rato para que se vayan mezclando bien los sabores (12).


Veréis que poco a poco los ingredientes se van mezclando hasta que tienen un aspecto parecido al de la foto (13). En ese momento, retiramos los respigos del fuego, los servimos en los platos (14) y le añadimos un poco de sal, ya sabéis, eso, al gusto de cada uno ;)


Ya sólo nos queda freír un huevo para cada ración (15) y colocarlo en el plato encima de los respigos (16). Si además conseguís que el huevo os salga con puntilla al estilo de mi abuela Tina, ya... mejor que mejor ;))



Ya os lo avisaba antes de empezar... éste es un plato que da un poquillo de trabajo pero al final sólo lo haces una o dos veces al año y de verdad que merece la pena probarlo. No os digo más que por aquí lo consideramos un lujo, un manjar casi casi comparable a las angulas aunque bastante más barato, jajaja ;D

Los respigos son perfectos para estos días de frío, 
así que espero que algun@ se atreva con la receta y me cuente el resultado.
¡Estaré encantada de leeros!

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

12 comentarios:

  1. Súper pintaza tiene wooow!! a estas horas me lo como todo!!
    xoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que te gustaban Sara ;)
      Bsts compi y feliz finde

      Eliminar
  2. Desde luego, el plato tiene muy buena pinta e invita a probarlo. Jamás he probado las hojas de los nabos así que una cosita nueva más!
    Un beso fuerte, cielo. Disfruta muchísimo tu finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi en ningún sitio se comen, por eso me parecía curioso compartirla, jeje!!
      Buen finde y bsts Isabel

      Eliminar
  3. Y con el huevo para mojar!! esto lo tengo que probar. Feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta para coger pan y mojar, Ana ;)
      Bsts compi y buen finde

      Eliminar
  4. Menuda pinta tiene! Seguro que está riquísimo!
    Aunque no hemos probado nunca las hojas de los nabos!
    Feliz finde y Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por si un día os apetece innovar chicas, jaja!!
      Bsts para las dos y feliz finde

      Eliminar
  5. Jamas las he probado y eso que soy la loca de las verduras. Tienen una pinta espectacular.;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que mirar a ver si las encuentras Isabel y luego me cuentas ;)
      Bsts y feliz finde guapa

      Eliminar
  6. Yo los conocía como grelos, lo de respigos es la primera vez que lo oigo y mira que me pillais cerquita, ja,ja...a mi me cuestan o me costaban...igual ya se me ha pasado con la edad!!!, ja,ja...y la verdad que con el acompañamiento que tienen, ummmm!!! Al final, yo hago similar las acelgas...osea que...me parece eso si, difícil de encontrarlos...receta a tener en cuenta! Felices Carnavales marineros, Monica!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las acelgas también tienen que estar buenísimas Ainhoa, jeje!!
      Felices Carnavales guapa!!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...