COJINES: TENDENCIAS PRIMAVERA-VERANO 2016

Los habituales ya sabéis que el "mundo cojín" es uno de mis favoritos. De hecho - creo que esto ya os lo he contado alguna vez - a la hora de comprar cojines (casi) todos me gustan y mi hermano - la otra mitad de la tienda - me tiene bastante restringida su compra y me tengo que contener. Reconozco que, en parte tiene razón, porque la realidad es que yo veo cojines y me vuelvo loca comprando, pero después, cuando nuestros clientes preguntan por ellos, unas veces por el color, otras veces por el tamaño y otras, claro, por el precio, pero casi nunca suelen ser exactamente lo que ellos andaban buscando.

La verdad es que es difícil acertar porque la variedad de cojines es casi infinita. Los hay de diferentes tamaños, texturas, tejidos, formas, pero todos ellos tienen un punto en común: aportan un toque de personalidad y calidez imprescindible para nuestras casas. Por eso, yo me resisto a no darles su importancia, porque para mí un sofá sin cojines o una cama sin ellos no dicen nada y, esta temporada, como siempre, hay mucho donde elegir... ¡ya veréis!


Para esta primavera-verano 2016 la tendencia en cojines mantiene algunos clásicos de los últimos tiempos - como los de influencia nórdica, que lleva varias temporadas al alza, o la boho-chic que siempre es tendencia cuando llega el verano y los exteriores - pero también introduce alguna que otra novedad... ¿las repasamos?



Empezamos por los dormitorios infantiles porque parece mentira, pero en esas pequeñas camas y cunas caben muuuuchas cosas. En el caso de l@s niñ@s y chic@s, varían los tamaños pero, sobre todas las cosas varían las formas, aunque todas son muy divertidas: animales, cactus, súper héroes,... Y si no varía la forma, varían los estampados: princesas, coches, planetas, frases divertidas o inspiradoras,... todo lo que sea al gusto de los peques y, por supuesto, con texturas suaves - y fáciles de limpiar - como el algodón o la microfibra.



Como os decía antes, aunque ya lleva unas cuantas temporadas con nosotros, la tendencia nórdica, el estilo escandinavo sigue fuerte en todas las tendencias, incluidas las de cojines. Para dormitorios o salones, los cojines con imágenes fotográficas de animales con miradas penetrantes, en tonos, grises o marrones, con un aspecto más bien invernal, se mantienen, pero para el verano se mezclan con otra más colorida, también con animales, pero uniéndolos a motivos geométricos que mezclan los peremnes blanco, negro y gris nórdicos, con otros colores mucho más brillantes.



La otra tendencia que vuelve año tras año cuando llega el verano es el estilo boho-chic, al que hace un tiempo ya le dedicamos un post. Los estampados étnicos y coloridos son el punto fuerte de esta tendencia, que ahora se reinterpreta a sí misma utilizando motivos también étnicos - como las flechas o las plumas - pero haciéndolo de forma figurativa y mezclándolos con tejidos inspirados en las tribus indias de América, tanto del norte como del sur, eso que solemos llamar estilo navajo. En este caso, las telas gruesas, elaboradas con materiales naturales y técnicas manuales son las protagonistas.



Y para terminar, vamos con el estilo tropical que, aunque con las piñas ya apuntaba maneras el año pasado, este año ha llegado aún con más fuerza y acompañadas de otros motivos como los aves, las flores tropicales y, la gran novedad de esta temporada primavera-verano 2016, la que nos inunda por todas partes, que no es otra que las grandes hojas de palmeras y otras plantas con un protagonismo absoluto del verde. Junto a él, amarillos, turquesas y magentas, colores todos ellos cálidos y vibrantes que nos transportan directamente al calor y que harán que, con sólo unos cojines, le demos a cualquier rincón de nuestras cosas un aire veraniego, muy rollo Miami Beach :)


Fotos @ Pinterest.com

Ya os lo avisaba al empezar... la variedad de estilos y colores es enorme. Espero que, entre todas, hayáis encontrado alguna que os guste para vuestro hogar porque, como os decía, los cojines son un accesorio decorativo para mí imprescindible que, además, nos permiten cambiar por completo una habitación o un salón con una mínima inversión.

De hecho... una idea genial para no aburrirnos en casa es cambiar los cojines según la estación del año.
¡Atreveos y veréis que cambio! Ya me contaréis ;)

¡¡FELIZ SEMANA!!
...y feliz primavera  :)

DIY-RECETA: TORTITAS AMERICANAS DE ARÁNDANOS

Sí, sí, hoy es miércoles, pero como ya estamos con las vacaciones en modo ON, hoy modificamos nuestro calendario habitual y traemos al miércoles nuestro post de la "sección cocinillas" y, como muchas otras veces, aquí está Raquel, directa desde Sttugart, con una propuesta dulce e irresistible.

Hace unos días Raquel había invitado a desayunar en su casa a unas amigas y se le ocurrió probar una receta nueva: tortitas americanas con arándanos - o, panqueques, que así es como de verdad se llaman - ;) Y como por aquí no nos gusta nada el dulce, ni desayunar, ni disfrutar de la comida en buena compañía, pues enseguida nos hemos apuntado...


Elaboración & Fotos @ Raquel para Deco López García 

Vais a ver que la receta de hoy va a ser un poco diferente a otras y es que la receta es taaaan fácil de hacer que para cuando se quiso dar cuenta Raquel ya la tenía lista y no le había hecho fotos ni a los ingredientes ni al proceso, pero aún así, vistas las fotos del resultado final ni ella ni yo nos hemos podido resistir a enseñárosla.

En este caso necesitaremos ingredientes para preparar los panqueques o tortitas (los americanos les llaman "pancakes") por un lado, y para preparar la salsa de arándanos por otro. Vamos con ellos:

* Para las tortitas:                                

- 250 ml de leche entera
- 200 gr de harina de repostería
- 1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
- 1 cuharadita de azúcar
- 1 huevo
- 1 pizca de sal

* Para la salsa de arándanos: 

- Arándanos
- 1 vasito de agua
- 1 cucharadita de azúcar

Y ahora, vamos con el paso a paso de las tortitas:

1.- Empezamos separando la clara de la yema del huevo. De momento reservamos la yema y, en un bol y con ayuda de unas varillas, batimos la clara hasta conseguir que esté casi montada a punto de nieve. Entonces, le añadimos la cucharadita de azúcar y acabamos de montar.

2. - Recuperamos la yema del huevo que habíamos reservado y, en otro cuenco, la mezclamos con la harina, la sal y la levadura. Cuando lo tenemos mezclado, le vamos añadiendo la leche poco a poco y sin dejar de batir, hasta que consigamos una masa fina.

3. - A continuación, con la ayuda de una espátula o una lengua, añadiremos la  clara montada a la segunda mezcla, haciendo movimientos envolventes para que quede bien incorporada. Una vez que lo hayamos mezclado todo bien, tendremos lista nuestra masa para las tortitas.

4. - Entonces ponemos una sartén a calentar a fuego lento y le echamos una bolita de mantequilla. Cuando veamos que la sartén está bien engrasada, con la ayuda de un cucharón vertemos la masa y la esparcimos bien para conseguir que tenga forma redondita y colocamos sobre ella unos cuantos arándanos (de esto sí tenemos foto ;). Después, cuando está hecha, le damos la vuelta para que se haga también por el otro lado. Para que os hagáis una idea, dice Raquel que con tenerlo aproximadamente un minuto por cada lado estarán listas. Y, ahora sí, ¡ya tenemos nuestras tortitas!, sólo nos queda colocarlas una encima de otra para que se mantengan calientes.


Mientras se van haciendo las tortitas o justo al terminar - pero rapidito para que no se enfríen ;) -, preparamos la salsa o mermelada ligera con la que vamos a acompañarlas.

Éste es el paso a paso de la salsa de arándanos:

1. - Echamos el resto de los arándanos, el agua y el azúcar en un cazo, y lo ponemos a calentar a fuego lento.

2. - De vez en cuando, revolvemos  para ayudar a que la fruta se vaya deshaciendo y para evitar que se pegue, y en un ratito tendremos lista nuestra salsa.

3.- Servimos sobre el montón de tortitas, y lo que nos sobre lo presentamos en un tarro por si alguien quiere añadirle más salsa.

¡Así de fácil! Con sólo hacer eso, mirad qué pinta tan buena tienen los panqueques o tortitas con las que Raquel recibió a sus amigas:



Sólo nos falta alguna imagen de lo bien que lo pasaron desayunando todas juntas, pero... sólo con ver la mesa puesta con esas tortitas creo nos hacemos una idea, ¿verdad? Yo que vosotr@s aprovechaba las vacaciones y me animaba a probarlas, seguro que triunfáis ;)

Por mi parte, voy a aprovechar los poquitos días de vacaciones que tengo - algunos trabajo... - para descansar, claro, pero también para estar con Raquel que, aprovechando las vacaciones del cole de su niño, viene a pasar unos días a Laredo y voy a intentar convencerla para que me haga en vivo alguna de sus recetas, jeje. Eso sí, sin exigencias, ¿eh?, me vale cualquiera... las galletas - ¿quién necesita que sea Navidad para comerlas? -, los rollitos de fresas y Nutella... soy súper facil de contentar ;-P

Así que... como yo estaré de vacaciones, el blog también para unos días. Ya sabéis que en cada comunidad las vacaciones van de una manera, así que nosotros estaremos de vuelta por aquí en una semana, el próximo miércoles.

Espero descansar un poco y así volver con las pilas cargadas para afrontar la primavera a tope ;)
Vosotr@s, ¡¡descansad y disfrutad también todo lo que podáis!!

¡¡FELIZ SEMANA SANTA!!

HOMETOUR: CASA DE CAMPO EN AUSTRALIA

Después de que nuestros últimos hometours fuesen apartamentos o casas situadas en ciudades, esta semana nos mudamos al campo. Nos vamos a las antípodas decorativas y geográficas, porque para visitar la casa protagonista de hoy viajamos ni más ni menos que al suroeste de Australia.

Allí, a las afueras de Margaret River, la capital de una zona vitícola del mismo nombre, se encuentra esta casa de campo rodeada de árboles que, aunque modesta en el exterior, esconde mucha historia en su interior.


La propiedad, que originalmente contaba con dos casas de campo, un granero y un jardín, pertenecía a unos viejos amigos de la madre de Georgia, la dueña y Georgia había pasado en ella las vacaciones más de una vez. De hecho a ella y a su hermana les gustaba tanto que, cuando los antiguos propietarios decidieron dividir la propiedad en dos, su hermana y su cuñado decidieron comprar la otra mitad. Años después, la propia Georgia y su marido decidieron comprar la otra casa para que sus hijos pasaran sus primeros años en el campo. Con el paso del tiempo, fueron los propios niños los que pidieron a sus padres quedarse allí definitivamente.

Pero la historia de esta casa no se esconde sólo en su origen, sino también en su interior, donde las antigüedades y los recuerdos que los propietarios han ido adquiriendo en sus viajes desde que se conocieron hace más de 20 años, tienen todo el protagonismo, empezando por la cocina, que fue la primera imagen que vi de esta casa y fue la que me llevó a descubrir el resto. ¿Me acompañáis?



Lo habéis visto en la foto que abre el post, y lo volvéis a ver aquí, en la cocina, los antiguos muebles de madera se han pintado en un azul casi turquesa que se ha combinado con una atrevida encimera en morado que, a su vez, combina con los estores enrollables de las ventanas. El contrapunto a todo ese color lo ponen el suelo original de madera de la casa, así como la gran mesa utilizada a modo de isla - que añade gran capacidad de almacenaje -, el especiero y la alacena, todos ellos piezas antiguas, también de madera. En contraste con todo ello, los electrodomésticos son modernos y en acero inoxidable, consiguiendo una mezcla de estilos y colores única.







Nos trasladamos al salón-comedor, donde las piezas antiguas, restauradas y procedentes de anticuarios y mercadillos marcan la pauta. Nada raro si tenemos en cuenta que buscar esas piezas es una de las aficiones favoritas de los dueños, Peter y Georgia, que confiesan que si tuvieran que elegir una de entre todas ellas se quedarían con la mesa de comedor, una pieza original de una granja inglesa de más de 3 metros de largo en la que se puede sentar a comer toda la familia, y que ellos consideran "el corazón de la casa". Hasta 12 personas caben a su alrededor, cómodamente sentados en las sillas "Panton" en color blanco que son las encargadas de poner el contrapunto a todo ese clasicismo.

Las vitrinas, el escritorio y otros muebles del salón también son piezas recuperadas que pertenecieron a distintos oficios y épocas. El conjunto se completa con un sofá "Chester" en piel oscura y una mesa de centro que parece hecha con viejas ventanas restauradas. Detalles como las lámparas de estilo hindú colgadas en distintos rincones de la estancia, una pequeña colección de juguetes antiguos situada en una de las estanterías o adornos DIY, como el nido hecho con una cazuela antigua, cierran el conjunto perfecto de este salón-comedor lleno de encanto.




No tenemos imágenes de todas las habitaciones, pero la habitación principal nos puede dar una idea del estilo del resto. En ella, para las paredes se ha elegido un verde agua que hace destacar la vieja cama de forja y sus originales mesitas de aire vintage, así como el antiguo mueble de madera clara con dibujos de paisajes y animales. La ropa de cama y los cuadros - la mayoría de ellos, como en el resto de la casa, pertenecientes a artistas locales - cierran un ambiente muy romántico que, a ratos, tiene también un poquito de rollo industrial.


Aunque no lo vemos en su totalidad, el baño sigue la tónica del resto de la casa, con un lavabo en estilo antiguo, un suelo en damero blanco y negro que le confiere todo su carácter, azulejos blancos de tipo "metro" hasta media altura y el resto de la pared pintada en tono oscuro - concretamente en verde inglés -. Tanto es así que hasta en los complementos sigue la línea de piezas recuperadas - el bidón antiguo parece ser el lugar elegido para almacenar la ropa sucia -, y otras más modernas, como la papelera en acero inoxidable.


Cerramos el recorrido echándole un vistazo al rincón de costura de Georgia con vistas al jardín, en la que de nuevo todo el protagonismo se lo lleva una pieza recuperada. En este caso, un banco de trabajo de un taller hace aquí las veces de mesa auxiliar de costura - la máquina se sitúa en una mesa pequeña -, que, junto a la caja de herramientas de color azul que aquí se utiliza a modo de pequeño baúl, y las lámparas de bombillas vistas, le confiere a este espacio un contrapunto industrial que contrasta con el aire clásico del sillón orejero de cuero y la mesa baja de madera oscura adornada con una jaula con musgo y un pájaro sobre una rama, como ocurría en la cazuela antigua que adornaba la mesa de comedor.


Estilismo @ Anna Flanders // Fotos @ Angelita Bonetti  

Como veis, una preciosa casa de madera, rodeada de naturaleza y animales - ahora mismo están cuidando de una pequeña urraca, ocho gallinas de Guinea, tres pavos reales, cuatro hurones y un caniche -, en la que esta familia ha decidido quedarse a vivir. De hecho, para que la casa se adapte a las necesidades que se les plantean para el futuro, la familia está a punto de hacer una ampliación, así que estaremos atentos para no perdernos el resultado de la reforma ;)


¿Y vosotr@s? ¿Harías como los propietarios y os quedarías a vivir en esta casa de campo?

¡¡FELIZ SEMANA!!

INSIPIRACIÓN DIY: FROSTA O LAS 1001 POSIBILIDADES

Sí, hoy es viernes y lo que tocaba por aquí era un DIY hecho con estas manitas, peeeero... con nuestro especial #DiarioDecoPascua, el lío de la tienda, unas cosas y otras, no me ha dado tiempo, así que, para faltar a la cita sólo a medias, vamos con un post también DIY, pero.... de inspiración DIY, concretamente ;)

Ya sabéis que tengo entre manos la actualización de unas sillas de comedor para la casa de mis amigos Quique y María - estoy en ello aún, pronto el siguiente capítulo ;) - pero no son esos los únicos asientos que me inspiran. Uno que me tiene loca por sus infinitas posibilidades es el taburete Frosta de Ikea que todos hemos visto utilizado de mil maneras diferentes, pero aún así, siempre que miras, encuentras alguna posibilidad más...


Todas las fotos @ Ikea.es + Pinterest.com

Vamos a empezar por la idea más obvia, pero no por eso menos resultona: la pintura. Tenemos desde ideas DIY nivel principiante como pintar sólo los "calcetines" de las patas, por ejemplo, hasta proyectos que requieren un poquito más de mano, como darles un aire nórdico con dibujos geométricos, o mucha más mano, como convertirlos en taburetes-animales para l@s niñ@s o en frutas para el jardín... ¿el límite? Vuestra imaginación, y vuestra mano con la pintura claro ;)





Otra forma fácil - bueno... para quien sepa tejer, que no es mi caso, pero seguro que much@s de vosotros sois un@s manitas de primera ;) - es sumar hilos, lanas o trapillo al taburete Frosta. Puede ser tejiendo fundas o patas de crochet, pero también simplemente rodeando con lana, o incluso dándonos al punto de cruz previo uso del taladro... el resultado, en cualquiera de los casos es espectacular.





Hasta aquí, lo obvio. Taburetes que siguen siendo taburetes o, como mucho, se han transformado en unas mesitas muy cucas, pero Frosta da para mucho más: estanterías, percheros, mesitas de ordenador, lámparas, bancos de cocina, mueble-bares, soportes para macetas, columpios,... ¡hasta bicicletas y trineos! De verdad que hay cosas increíbles.





Como véis, hay mil y una posibilidades de hacer tuyo este taburete. Sólo con escribir "Frosta Stool Hack" en Pinterest, encontraréis más ideas de las que vais a tener tiempo de poner en práctica en tres vidas, jaja, por eso yo os invito a probar con tres de los que más me han gustado.

Del más fácil al más difícil - según me los imagino yo,claro :) - ahí van mis propuestas:




¿Qué os parece? ¿Os atreveríais con alguno? ¿Tenéis algún taburete Frosta tuneado en casa?
¡Contadme! Ya sabéis... me encanta que lo hagáis ;) 

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!
Y para los que empiecen las vacaciones... ¡buen descanso! 

#DIARIODECOPASCUA: COLLAGES DE CONEJOS DE PASCUA

Aunque una que yo sé - y vosotr@s imagináis ;) - aún anda recogiendo confeti de la entrada después del fiestón de #DiarioDecoCarnaval, como a las chicas de #DiarioDeco no hay nada que nos guste más que una buena fiesta... pues aquí estamos de nuevo al ataque con #DiarioDecoPascua.

Si os soy sincera, cuando se propuso la fiesta yo me asusté un poco porque nunca he celebrado la Pascua en plan decorar huevos o esconder chocolatinas, pero un reto es un reto, y al final me he animado con unos collages de Conejos de Pascua que, creo yo, no han quedado mal del todo ;)


Fotos @ Deco López García

Como la mayoría de las veces que me propongo hacer proyectos DIY y low cost - ¿os acordáis de la pantalla de lámpara de cuerda de #DiarioDeco20? - en esta ocasión también me propuse utilizar materiales reciclados, ya sabéis, cosillas que tenía por ahí para, en lugar de tirarlas, darles una segunda vida. Esta vez mis "víctimas" fueron unos catálogos de papel pintado ya retirados y unos marcos que tenía por la tienda sin ninguna lámina y sin darles ningún uso. De hecho, como veréis en las fotos, alguna cosilla más cogí, como cinta o botones, pero al final no me hicieron falta.


Finalmente, estos son los materiales que vamos a utilizar:

- Marcos de distintos tamaños (el color puede ser el mismo o distinto)
- Papeles variados (puede ser papel pintado como en mi caso, o de regalo, de revista, periódicos...)
- Plantillas con dibujos de conejos (en la red hay montones para imprimir)
- Cartón
- Cinta adhesiva de dos caras
- Lana
- Tijeras
-  Compás (o, en su defecto, un vaso o un tarro para hacer unos círculos)

Estos collages son tan fáciles de hacer que, os lo confieso, a mí lo que más complicado me resultó fue escoger el papel pintado que quería utilizar para cada uno de ellos. Primero pensé en papeles infantiles, pero me apetecían más colores que después pudiera colocar en cualquier lugar de casa, así que, después de darle muchas vueltas, al final me decidí por tres colores: negro, azul y granate.

Y ahora sí, una vez que tengamos escogidos nuestros papeles, vamos con los pasos:


Lo primero de todo es decidir qué silueta vas a utilizar. Yo las encontré navegando por ahí, pero si no queréis dar muchas vueltas, siempre se puede recurrir a Pinterest - pinchando aquí iréis directamente al resultado ;) -. Después las imprimimos, las recortamos y las dibujamos sobre el papel.



Cuando ya tenemos nuestros conejos recortados, medimos el rectángulo del fondo, lo recortamos también y, después, pegamos cada conejo sobre su fondo correspondiente con la cinta adhesiva de doble cara. Cuando lo tenemos, metemos nuestros collages en el marco.


Nuestro DIY podría terminar aquí pero he de reconocer que, aunque lo empecé con poquitas expectativas porque esta temática de Pascua no es la que más me atrae, según iba viendo el resultado me iba gustando más y más. Total, que poquito a poco me fui viniendo arriba hasta que al final pensé que ya que me ponía, que sí, que un pompón de lana en la cola le podía dar un toque más gracioso.


Así que, en lugar de terminar, me puse a hacer pompones. Yo los hice como toda la vida, con los típicos círculos de cartón como podéis ver en las fotos. No os explico el paso a paso por no alargar mucho el post y también porque imagino que la mayoría sabréis hacer pompones desde que ibáis a la escuela :) Si no es así, tampoco hay problema, podéis mirar el tutorial de LaLoleBlog que, para mí, está explicado a la perfección y aprenderéis a hacerlos en un tris.


Y ahora sí, una vez que nuestros cuatro pompones están terminados, vamos a ponerle la cola a los conejos ;) Para eso, y con la intención de poder retirarlos más tarde si finalmente no nos convencen o, simplemente, si con el tiempo se ensucian, pegamos los pompones al cristal de los marcos con cinta adhesiva de doble cara.


¡Ya está! Así de fácil y rápido hemos hecho estos bonitos cuadros-collage para celebrar #DiarioDecoPascua y la Pascua en general porque el resultado me ha convencido tanto que en lugar de utilizarlos en los escaparates como tenía pensado y como hago con otros DIY, esta vez me los he llevado a casa ;)

¿Y vosotr@s? ¿Celebráis la Pascua en casa o, como yo, os vais a animar gracias a #DiarioDecoPascua? 
Para inspiraros sólo tenéis que daros una vuelta por los blogs de mis compis, 
¡hay un montón de ideas que no podéis perderos!





http://www.apminteriorismo.com/2016/03/16/diy-guirnalda-huevos-de-pascua/




¿Qué os ha parecido nuestra particular aportación a #DiarioDecoPascua?
¿Y las del resto de chicas de #DiarioDeco? 
¡Contádnoslo! A todas nosotras nos encanta leeros ;) 

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!
Y... ¡feliz Pascua!

**Con este post participo en el "Finde Frugal 117" de Marcela Cavaglieri**