PEPE PEÑALVER + LEROY MERLIN + DECO BLOGGERS = #IDEASCONVIDA

Aviso a navegantes: este post, además de muchas #ideasconvida, tiene mucho peligro. Peligro de rollo, concretamente, porque lo pasé tan bien y me hizo tanta ilusión conocer a mis compis de #DiarioDeco en persona gracias a la invitación de Leroy Merlin que corro serio peligro de desviarme del tema ;)

Y el tema no es otro que la presentación de la primera colección de textiles para el hogar, creada de forma conjunta por Leroy Merlin y Pepe Peñalver. Estar allí y poder conocerla de primera mano fue todo un placer, ya sabéis cuánto me gustan las telas.


Imagen @ Leroy Merlin

Y es que, el jueves de la semana pasada, recién llegada de las vacaciones, volví a hacer la maleta, esta vez dirección Madrid, para acudir al DecoEspacio que Leroy Merlin montó en el Impact HUB Madrid y que se pudo visitar durante todo el fin de semana. La ocasión lo  merecía ya que se trataba de ser una de las primeras personas que iban a poder trabajar con la colección resultado de su colaboración con Pepe Peñalver, ni más ni menos que uno de los mayores fabricantes de telas estampadas "Made in Spain". Telas no sólo diseñadas sino también fabricadas - con fibras naturales como el lino o el algodón, en este caso - desde siempre aquí en España.

Vamos, que se han unido dos grandes, uno nacional y otro internacional, y fruto de esa unión y también de mucho trabajo conjunto, han surgido cuatro colecciones, cada una con su propia personalidad, pero todas ellas con el inconfundible toque de las creaciones de Pepe Peñalver y con lo que desde Leroy Merlin definen como "todo el encanto del exotismo vintage".


Imagen @ Leroy Merlin.es

La primera de las series, de nombre "Guayana", nos transporta a jardines lejanos y exóticos con su estampado floral y sus tonos alegres. Le sigue la serie "Dream" donde los dibujos aumentados de cashmere y sus tonos azules, amarillos y turquesas reinventan este clásico. A continuación, la serie "Macao" con sus escenas en un único tono gris, moderniza el típico Toile de Jouy trasladando a nuestros hogares escenas de la China medieval. Por último, la serie "Etnia" que como su nombre indica tiene un marcado carácter étnico, colores más intensos, y un patchwork que le aporta singularidad.

Como novedad, en esta ocasión, los tejidos de Pepe Peñalver se pueden adquirir directamente en tienda, ya confeccionados, con sus estampados principales convertidos en cortinones con ollados y cojines de diferentes tamaños que se complementan con otros de pequeños motivos geométricos que ponen el contrapunto perfecto a los motivos principales de cada una de las cuatro colecciones.


Imagen @ Leroy Merlin.es

Y, presentadas las protagonistas del evento... vamos con lo que pasó allí :)

Bajo el hashtag #ideasconvida, el DecoEspacio de Leroy Merlin convocó a bloggers de toda España que, además de ponernos cara un@s a otr@s, pudimos trabajar mano a mano. Después de una pequeña charla sobre la colección, nos dividieron en equipos, nos marcaron un tiempo, nos dieron materiales y un espacio, y, tras indicarnos cuál era la serie concreta con la que tenía que trabajar cada uno de los grupos, empezamos a trabajar contrarreloj.








Imágenes @ Leroy Merlin

Cuando terminamos y antes de desvelar los ganadores, hicimos un repaso a todos los espacios y debo decir que de todas y cada una de las propuestas hubo algo que me sorprendió, pero... sólo podían quedar dos y estos que veis debajo fueron los ganadores.


Imágenes @ Leroy Merlin

¿Y cuál fue la mía? Pues la mía no fue mía, sino nuestra :) Mi equipo estaba formado Maribel del blog "Una pizca de hogar", Diana de "Handbox", Laura del blog "La Chimenea de las Hadas", Rut del blog "Rut Chicote" y Lora de "Mi silla Azul" - ¡sí!, me tocó con tres chicas #DiarioDeco :) -, y nuestro reto fue crear un espacio con los elementos de la serie "Macao".

Imágenes @ Decoraciones López García

Nosotras apostamos por la sencillez y... ya os digo que no ganamos, pero, lo que sí os puedo asegurar es que lo pasamos genial y disfrutamos a tope, la experiencia fue súper positiva, ¡gracias de nuevo a Leroy Merlin por invitarme!


¿Qué os han parecido las colecciones? 
¿Cuál elegirías vosotr@s para darle vuestro toque personal y lucirla en vuestra casa?

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

Image and video hosting by TinyPic

pd. durante unos días colgamos el cartel de "reformas" en el blog, pero antes de que os deis cuenta estamos de vuelta ;)

PAPELES PINTADOS PARA HAPPY PEOPLE

Como casi tod@s sabéis ya a estas alturas, soy una fan incondicional de los papeles pintados. Cuando cotilleo revistas de decoración (en papel sí, ya sabéis que soy de las que aún las leen), cuando navego por la red, o cuando paseo por ahí, lo mismo si estoy mirando escaparates que si estoy en el interior de cualquier local, los ojos siempre se me van directos a ellas... las paredes vestidas con papel. Así, siempre "a la caza", no es raro que hace tiempo viniera encontrándome aquí y allá con unos papeles que, desde la primera vez me tenían completamente "loquita" por sus diseños y sus precios. Eso sí, una cosa es querer y otra es poder porque a veces no es tan sencillo descubrir quién lo distribuye en España, si venden a alguien más en tu misma zona, y también si voy a poder convencer la la otra mitad de la empresa (mi hermano ;) de que esas referencias son súper necesarias para la tienda cuando ya tenemos más de cien catálogos....

Pero la suerte esta vez se ha aliado conmigo y una clienta ha venido a preguntar por uno de los diseños de esta firma así que... comenzamos a buscar y... ¡lo hemos conseguido!  Desde ya mismo, toda la colección de papel pintado de la firma Pip Studio está disponible en exclusiva en López García ;)




¿Y por qué me gustan tanto? Pues... porque como también sabéis l@s que me léeis de cuando en cuando, además de por los papeles pintados tengo otra debilidad... el estilo que yo suelo llamar "clásico renovado". Y ahí precisamente es donde yo incluiría estos motivos florales de Pip Studio, en la categoría de "flores diferentes""¿Diferentes en qué?" diréis vosotros, pues diferentes en que son una vuelta de tuerca de la típica flor inglesa, con diseños y, sobre todo, colores, que modernizan ese diseño clásico y lo hacen completamente contemporáneo.

Como os decía a mí, me han cautivado... ¿os gustarán a vosotr@s tanto como a mí? 







Imágenes vía Coordonné


Para crear sus colecciones, en Pip Studio se inspiran en cosas cotidianas que, como las flores de sus diseños, pueden parecer muy normales, pero resultan inspiradoras en un segundo vistazo. Tanto que su diseñadora asegura que si hace un producto "debe ser tan bueno que me gustaría guardarlo  para mí misma, o regalarlo a un amigo o miembro de la familia para darle un poco de alegría y felicidad". Incluso va más allá y asegura que la filosofía de Pip Studio es crear "productos felices para Happy People"


¿Se contagiará ese buen rollo a l@s clientes que se decidan por estos papeles? 
¿Se os ha contagiado a vosotr@s? 


¡¡FELIZ SEMANA!!

Image and video hosting by TinyPic



MOOD BOARD DIY CON UN MARCO Y TELA DE GALLINERO

Ya está aquí el viernes y como lo prometido es deuda... aquí está el paso a paso para hacer el mood board con un marco y tela de gallinero que os enseñaba en el post del lunes en el que, gracias a la fiesta de #DiarioDeco16, les dijimos adiós al verano y hola al otoño como merecen :)

De hecho, me he animado tanto con lo del saludo al otoño que, en lugar de colocarlo donde pensé en un principio, que era en la "zona discreta" de la tienda, junto a la mesa de cortar - esa que soléis ver de fondo en todos mis DIY - al final he decidido colocarlo en uno de los escaparates. Quién sabe... a lo mejor así, además de inspirarme yo, consigo inspirar el otoño de algún cliente ;)




Hacía tiempo que le tenía ganas a la tela de gallinero, pero me apetecía que el marco fuera recuperado en lugar de comprar uno - maniática del reciclaje que es una - y un día me encontré en por la parte de arriba de la tienda esta joya que vais a ver. Reconozco que me he guardado la lámina por si se me ocurre algo con ella porque creo que en otro "contexto" puede quedar chula, pero ese marco ochentero, con ese lacado en beige y ese passepartout azul, sólo le estaba haciendo una cosa: daño, y mucho, así que... había que intervenir.

Como os decía el lunes, empecé a trabajar en él a principios de verano, pero con el ajetreo estival en la tienda no pude terminarlo, y al retomar el trabajo en septiembre me pasaron dos cosas. Por un lado resultó que la primera vez no había sujetado bien la tela de gallinero, así que me tocó quitarla y volverla a colocar. Y por otro, en este ir y venir la pintura se descascarilló un poco, con lo que me tocaba volver a pintar, pero cuando ya estaba de nuevo espray en mano - ya sabéis que me pirria pintar con espray :) - me di cuenta de que ya no me apetecía que el tablón fuera exactamente rollito shabby chic, así que decidí darle un puntito más alegre y, ya puestos en modo reciclaje, aprovechar un resto de pintura verde mint que utilicé para pintar el palé sobre el que se posaron los pajaritos de nuestro escaparate de primavera.

Ahora sí, estamos en plena segunda vuelta y con todo listo, ¿vamos con el tutorial?


MATERIALES & HERRAMIENTAS

- Un marco (si es recuperado, nos gusta más ;).
- Tela de gallinero o conejera (depende del tamaño de celda).
- Pintura blanca (en spray o normal).
- Pintura verde (normal).
- Pincel.
- Grapadora de tapizar.
- Alicate.

Yo no hice foto pero, claro está, lo primero que hay que hacer, obviamente, es desmontar el cuadro para tener sólo el marco, una vez que lo habéis hecho empieza el tutorial propiamente dicho ;)


Dependiendo del color del marco del que partáis y del efecto que busquéis, deberéis pintar el marco con dos colores o no. En este caso, como os contaba, el marco iba a ser blanco, así que lo pinté con pintura en espray blanca para tapar el color amarillento de origen. Aunque el color finalmente elegido fue el verde mint, ese blanco nos sirvió de base para el efecto rayado de después así que, resumiendo diremos que el primer paso es pintar el marco de blanco y, una vez seca la pintura blanca, aplicar la pintura verde de forma irregular, un poco como a brochazos, de forma que quede un efecto rayado y se aprecie el blanco del fondo.



Cuando se haya secado también la pintura verde vamos a reforzar ese efecto rayado. Para ello le pasamos a todo el marco una lija suave, haciendo especial hincapié en algunas zonas, como los bordes o las esquinas, para darle un aspecto más desgastado aún.


Ahora que tenemos el marco listo, es el momento de trabajar con la tela metálica - yo la llamo tela de gallinero pero si vais a la ferretería pedid tela de conejera, la de gallinero es la de la celda grande -. Medimos el marco y cortamos la cantidad de tela que necesitemos  - sed generos@s, mejor que nos sobre que quedarnos cort@s -. A continuación sujetamos la tela al marco con una grapadora. En la medida de lo posible - no siempre podréis - clavad las grapas como veis en la foto, trabando dos alambres con cada una, es una forma de que la tela quede mejor fijada. A continuación cortamos el sobrante de la tela de gallinero con el alicate.


¡Ya está! Tenemos nuestro mood board DIY con tela de gallinero :) Sólo nos falta coger unas pinzas mini de madera y empezar a colgar todo lo que nos inspire para el otoño... o para la estación que vosotr@s queráis. 



No sé qué os parecerá a vosotr@s pero yo estoy encantadísima con mi mood board hecho, en parte, con materiales recuperados o aprovechados. Y no os quiero ni contar con lo bonito que lo veo en el escaparate... visto aquí, las fotos del lunes apoyado contra un armario de casa no le hacían justicia, ¿no os parece?




Pues así de fácil es hacer un marco con tela de gallinero, ¿os animáis?
Este fin de semana tenéis tres días para poneros manos a la obra ;)

¡¡FELIZ PUENTE!!

Image and video hosting by TinyPic

MOOD BOARD OTOÑAL:
#DiarioDeco16 - Adiós Verano, Hola Otoño!

Y por fin llegó... ya está aquí #DiarioDeco16, es hora de decir aquello de "adiós verano, ¡hola otoño!". Es tiempo de cambios y renovación porque, como decía Toulouse-Lautrec "el otoño es la primavera del invierno".

Es el momento de dar paseos mientras el tiempo aguante, de pensar planes caseros para cuando deje de aguantar - la lluvia ya está llamando a la puerta -, de coser disfraces "de miedo", de hacer bizcochos - si puede ser, de calabaza -, y de agarrarse fuerte con las dos manos a una taza caliente con un café, una infusión o, mucho mejor, un chocolate caliente. Porque el verano nos gusta (mucho), pero el otoño tampoco está nada mal, ¿no os parece?

Fotos @ Pinterest.com

El otoño es también momento de volver a empezar, de hacer listas de cosas pendientes, de llenar mood boards con la inspiración para la temporada que viene, por eso, en el post de hoy os voy a avanzar el tema del tutorial que veremos el próximo viernes, un mood board DIY hecho con un marco y tela de gallinero que empecé a hacer en verano y, después de muchas vueltas, he terminado en otoño.


Era beis, empecé a hacerlo en blanco, cambié de opinión, lo pinté de verde, le di un aire más rústico y... terminó como veis. Con un aire muy veraniego con ese verde mint, pero... ¿no habíamos dicho que el verano, ya pasó? ¡Vamos a inpirarnos para vestir nuestro mood board DIY de otoño!


¿Qué me inspira del otoño? Sobre todas las cosas, del otoño me gusta la tranquilidad que llega a mi vida después del verano; me gusta también que en otoño son mis vacaciones y que hay no uno, ni dos, sino tres puentes por delante que, además, este año no pintan nada mal para mí - al menos los dos primeros ;) -; me gustan los colores y matices de los árboles y pisar las hojas secas que se les caen; me gusta hacer planes con los niños ahora que vuelvo a tener alguna tarde de sábado libre; y también, lo confieso, me gusta algo nada tipical spanish... me gusta Halloween :$

Por eso en mi mood board hay marrones, pero también el verde de las hojas antes de secarse - ya os lo dije, mi color favorito de este otoño es el verde hierba seca ;) -; hay naranjas fuertes, naranja calabaza de Halloween; pero también hay tonos neutros como el beige. En mi mood board otoñal hay mucha pasamanería, puntillas, pompones, cintas y lanas que anuncian alguno de los DIYs que tengo en la cabeza para los próximos meses, y, sobre todo, hay muchas, muchas ganas de que esos proyectos se hagan realidad, aquí en el blog.


¿Qué os parece? ¿Os gusta nuestro mood board DIY con tela de gallinero? Si os apetece ver cómo hacer uno igual estad atent@s, porque el viernes os lo contaré paso a paso, de hecho, iba a hacerlo hoy, pero el post resultaría demasiado largo, mejor por partes ;)

Pero, no os vais a aburrir porque, mientras llega el viernes... ¡tenéis una fiesta! Si no os habéis pasado aún, hacedlo ya mismo, ¡la súper fiesta del otoño de #DiarioDeco16 ya está en marcha!


¿Os venís?
¡Os esperamos en #DiarioDeco!

¡¡FELIZ SEMANA!!

Image and video hosting by TinyPic

INSPIRACIÓN DIY: MACETERO-PIÑA

Pues sí, como much@s sospechábais, hoy es el día que tocaba colgar el cartel de "Cerrado por Vacaciones" y digo "tocaba" porque al final no va a ser hoy. En realidad sí que estoy de vacaciones, pero en mi previsión "vacacionera" - lo reservamos hace tanto que no caí - no tuve en cuenta algunos detalles del calendario bloguero, como mi ineludible cita con #DiarioDeco16 que será el próximo lunes, y alguna otra sorpresita que ya os comentaré, así que dejé el parón bloguero para más adelante, le hice un huequito a la conexión en el equipaje, y aquí estoy, con un pie en el otoño meteorológico que me rodea y  otro en el verano que siento por dentro ;D

Y justo ahí, entre las dos estaciones, es donde he encontrado la inspiración DIY de hoy: un macetero-piña no muy complicado que, por mucho que afuera se instale el otoño, seguirá llenando de verano tu casa, o al menos, el rincón donde decidas colocarlo ;)



En el tutorial original Rachel, su autora y bloguera de "Lines Across", dice una frase que creo que resume la idea de este macetero-piña DIY: "cada vez que la miro, me hace sonreír". Así que... ¿os parece si intentamos conseguir esa sonrisa nosotr@s también?


Y ahora que ya lo tenemos todo, veamos qué pasos debemos seguir:



1. Lo primero de todo... preparar los materiales. Tenemos la maceta, la arcilla o la pasta de modelar, el papel de cocina a mano y preparamos un cuenco con agua.

2. Colocamos la arcilla o pasta alrededor de la maceta y empezamos a modelar teniendo en cuenta que buscamos una forma un poco ovalada, como la de la piña, claro :) Aunque el material es suave y fácil de manejar, Rachel recomienda ir metiendo los dedos en el agua para trabajarlo mejor. Además, nos advierte de que conseguir que la superficie quede totalmente lisa no es fácil, por eso ella se decidió a dejarlo con alguna imperfección, y yo también os lo recomendaría... al fin y al cabo, ¿las piñas no son lisas, no?

3. Una vez que, más o menos, hayamos conseguido la forma deseada, podemos suavizar las imperfecciones y las huellas que hayamos dejado con papel de cocina húmedo. Cuando ya estemos satisfech@s con la forma, lo dejamos secar al aire durante al menos, el equivalente a una noche entera. Antes de seguir, comprobaremos que está totalmente seca presionando en los costados de la maceta, si sigue blando, hay que esperar más, si no, podemos continuar. Opcionalmente, cuando hayamos comprobado que la arcilla o la pasta está totalmente seca, se puede lijar la superficie para suavizarla.

4. Ahora toca pintar la maceta de color amarillo. Se puede hacer con brocha, pincel o esponja, pero también puedes optar por la pintura en espray (si os decidís por la última opción, podéis repasar el mini-tutorial sobre pintura en espray que hicimos con nuestros farolillos reciclados).

5. Calculamos dónde van a ir las líneas de nuestra piña. La idea es que se noten las imperfecciones, que nuestra maceta es handmade, por eso no se utilizan reglas, sino que se calculan a ojo. Con el rotulador decorativo - o para l@s que tengáis mucho pulso, con un pincel fino -, marcamos ocho puntos espaciados uniformemente en el borde superior de la maceta.

6. Empieza a dibujar las líneas. Primero haremos todas las que vayan en una misma dirección y esperaremos a que se sequen. Cuando estén bien secas, partiendo de los mismos puntos que las anteriores, dibujaremos las líneas en la otra dirección.

7. Es el momento de transplantar el aloe o la suculenta que hayas elegido - a mi me pasa como a Rachel, que el aloe me parece la planta perfecta para esta maceta-piña, pero cualquier suculenta quedará bonita :) -. Llenamos la maceta con un poco de sustrato - hasta la mitad, un poco más o un poco menos, en función del tamaño de la planta que vayamos a utilizar -, colocamos la planta, y rellenamos de tierra hasta el borde.  

8. ¡Ya está! Tenemos nuestro macetero-piña. Ahora sólo queda lo más difícil... conseguir que no se nos muera la planta (si sois tan torpes con ellas como yo, os recomiendo leeros los consejos de "eHow en Español" sobre cómo cuidar de las suculentas en el interior ;).


Tutorial original @ LinesAcross.com

Entonces qué... ¿ha conseguido este macetero-piña DIY su propósito de retrotraeros al verano y sacaros una sonrisa? Estoy casi segura que sí :)  ¿A que dan ganas de ponerse a hacer una ya mismo? Además, ahora que ya hemos aprendido la técnica podemos hacer cualquier otra fruta o forma - o al menos intentarlo, jeje -, como siempre, el límite lo pone nuestra imaginación.


Y hasta aquí llega el post de hoy... 
es hora de decirle adiós al verano y prepararnos para la llegada del otoño


¡Os esperamos el lunes aquí y en #DiarioDeco!

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

Image and video hosting by TinyPic