EL BLOG DE DECORACIONES LÓPEZ GARCÍA

EL BLOG DE DECORACIONES LÓPEZ GARCÍA /// LAREDO: C/ GUTIERREZ RADA, 6. TLF. 942 60 59 94

martes, 28 de junio de 2016

#CASADECORMADRID2016 (II):
MI PEQUEÑO RESUMEN DE UNA GRAN PROPUESTA

Os lo digo siempre... el tiempo pasa volando y hace ya un mes que me escapé a Madrid para visitar #CasaDecorMadrid2016 de la mano de Villeroy & Boch. Como os contaba entonces, la firma es una de las colaboradoras en esta edición y por eso gran parte de nuestro recorrido - os lo enseñé en un primer post - se produjo por los diferentes cuartos de baño de la Casa Palacio Atocha 34.

Pero las propuestas "imperdibles" no terminaban ahí, y por eso, ahora que #CasaDecorMadrid2016 acaba de cerrar sus puertas - el último día de apertura al público fue el pasado domingo -, es el momento perfecto para hacer mi pequeño repaso a esta gran propuesta a través del resto de espacios que llamaron mi atención durante la visita, ¿os venís?


Tal y como estaba organizada la exposición en la Casa Palacio Atocha 34, el recorrido nos llevó por un maravilloso caos de estancias increíbles para los sentidos que tan pronto nos situaban en una cocina como en un vestidor, una suite o un jardín. Por eso, para mostrároslo lo más fielmente posible a lo que fue mi visita, no voy a seguir un orden preesstablecido, sino que iremos saltando de un espacio a otro como hicimos las chicas de #DiarioDeco y yo durante nuestra visita ;)


Empezamos casi casi por donde terminábamos el anterior post, porque nuestra primera parada hoy es en el "Espacio Embajada de Portugal (Aicep) by Pepe Leal", del que ya os hablé en el post anterior. El diseñador organizaba el espacio de la suite en varios ambientes con un punto en común: reflejar la filosofía de la industria decorativa "Made in Portugal" que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos aunando el diseño más moderno con la rica tradición artesana portuguesa. El resultado, un espacio que invitaba a quedarse a vivir. 


Desde ahí damos el salto, casi casi como Alicia a través de la madriguera, a un mundo lleno de color, el del "Vestidor by Miriam Alía Mateo" en el que también daban ganas de quedarse. Imaginaos un espacio en el que se mezclan desde la moqueta del suelo hasta el papel pintado con dibujos de diamantes en una de las paredes, pintura con motivos geométricos y cinta de latón en otra, un rayo de luz de neón, destellos de lentejuelas,... todo tipo de texturas conviviendo en perfecta armonía y consiguiendo que este vestidor tuviera un inconfundible toque femenino y sofisticado.


Y de un paraíso femenino nos movemos a un paraíso familiar porque nuestra siguiente parada hoy es el "Espacio Murelli Cocina-Estar by Claudio Savarini, Marga Lantero y Lola Beneyto". Inspirándose en los ambientes de la obra del pintor francés James JacquesTissot, el trío de interioristas de Murelli Cucine proponía una cocina - comedor - zona de estar que  unía el diseño industrial a la fabricación exclusiva y artesanal. El resultado... un espacio lleno de vida con plantas, flores y un huerto urbano, un auténtico jardín interior perfecto tanto para trabajar - en la cocina o en el escritorio -, como para reunirse con la familia y los amigos.


Y de una cocina, nos vamos a nada menos que a un dúplex, el que ocupaba el "Espacio Natuzzi Loft by Raúl Martins". Compuesto por un dormitorio en la parte superior y un salón-comedor en la inferior, el resultado de la mezcla de mobiliario de diseño, antigüedades y obras de arte, es un espacio ecléctico pero con mucha clase. Por destacar un detalle, me encantaron los cortinones del comedor realizados con el tejido "Hexagonal" de Le Creations de la Maison, una referencia que tenemos disponible aquí en la tienda y que estoy deseando utilizar.


Siguiente parada: otra cocina. En esta ocasión la "Cocina by Llüisa Deulonder y Chone de la Sotilla" y, además, mi favorita de las que vi en este #CasaDecorMadrid2016. Planteada por sus creadoras como una "family room" en la que "se cuece" la vida familiar, el espacio se divide en cuatro: la cocina en sí, una gran zona de comedor, una despensa y un cuarto de planchado en el que, además, habían utilizado un papel pintado que acabamos de recibir en la tienda, un diseño de la colección Riviêra Maison que imita el trezado del mimbre que me tiene enamoradita. Blanca, espaciosa y abierta, con ese aire inconfundible de las cocinas americanas, su estilo acogedor y sus muchos detalles me cautivaron.


Y de una cocina, nos vamos a un comedor. Llegar al espacio "Telva Comedor by Ana Pardo de Santayana, Ana Riestra y Rocío Riestra" fue, literalmente, como salir a un jardín. con el sol entrando a raudales por las puertas, la preciosa fuente rodeada de plantas, el mural del fondo y la gran mesa lista para disfrutar. Creo que en este espacio todos los que visitábamos juntos la exposición estuvimos de acuerdo: transmitía frescura y mucha inspiración. A mí me encantó e, inmediatamente, me imaginé allí de merienda con amigas ;) 


Del comedor, volvemos a un salón, concretamente al "Espacio Westwing Salón by Erico Navazo" que es un auténtico deleite para los sentidos. Definido en la web de Casa Decor como una "piel de porcelana a una armadura geométrica", este gran salón es un cubo de paredes blancas con relieves geométricos, en el que el centro del espacio está ocupado por un gran sofá de terciopelo rosa diseño del propio Erico Navazo. A su alrededor orbitan el resto de elementos: piezas en tonos dorados, otras de espejo, una alfombra de colores con motivos geométricos, un biombo de madera con motivos vegetales, cuadros con motivos también geométricos, algunas piezas de porcelana, y hasta una consola realizada con un tronco natural. Puro eclecticismo que, en conjunto, crea una composición perfecta.


Y del salón, a la "Sala de Arte by Desireé Ramos y Félix Ramos" en la que sus creadores, aprovechando las características arquitectónicas del espacio - con grandes techos y paredes ornamentadas -, han creado un espacio que es puro teatro. Inspirándose en los gitanos de la corte de Felipe II, sus protagonistas son cuatro grandes figuras exentas - un rey, una reina, un gitano y una gitana - con forma de matrioskas rusas que, tras esa impresionante fachada esconden unos sinfonieres únicos, firmados por Lola Glamour. Convencidos de que la creatividad debe estar al servicio de cualquier proyecto decorativo, el conjunto se remata con una chimenea de mármol tan teatral como el resto del espacio de la que, en lugar de llamas, salen flores y plantas.


Ya os lo decía al empezar, había tanto que ver y comentar, tanta gente con la que reencontrarse y a la que conocer, y tan poco tiempo... que esto es sólo un pequeño resumen de mi visita a #CasaDecorMadrid2016. La exposición ha cerrado pero las ideas siguen abiertas al público en su web, no dejéis de visitarla porque, igual que en la Casa Palacio Atocha 34, en cada rincón hay una idea.

¿Y vosotr@s? ¿Habéis tenido oportunidad de visitar #CasaDecorMadrid2016?
En mi caso, no se le puede pedir más a la experiencia, cuento los días para que llegue la próxima edición ;)

¡¡FELIZ MARTES!!

viernes, 24 de junio de 2016

DIY: TIESTOS COASTAL

Si hay algo que no cambia aquí en el blog sea invierno, primavera, otoño o verano, eso es que los viernes toca hacer cosas con las manos, bien sea una receta como nuestra tortilla rellena de la semana pasada, bien sea un DIY, preferiblemente de los que nos gustan: buenos, bonitos, baratos y resultones.

Hoy vamos con uno de esos #DIY3BR, la actualización de unos jarrones que teníamos olvidados por ahí, y que vamos a convertir en unos preciosos tiestos de estilo coastal perfectos para la decoración veraniega. ¿Os apuntáis?


Diréis vosotr@s - y con razón - que me ha dado por el estilo coastal, pero es que desde que descubrí las posibilidades de la cuerda cuando actualizamos aquellas viejas pantallas de lámpara, estoy totalmente enamorada, y si a esto le sumamos la inspiración para utilizar conchas marinas que recopilamos para la fiesta de #DiarioDeco23, el resultado no podía tener otro estilo que el resultado de mezclar ambas ideas ;)


Como nos gusta el reciclaje, esta vez echamos manos de este conjunto cerámico olvidado en el fondo de una estantería del almacén de la tienda que, no es que fuese feo, pero sí necesitaba un cambio, algo que le diera un poco más de estilo, así que con la idea de la cuerda y las conchas en la cabeza, me puse manos a la obra.


Como siempre empezamos con los materiales, que en este caso son bien sencillos:

- Piezas cerámicas (pueden ser jarrones, tiestos...)
- Pintura en espray (en mi caso blanco, para lograr el estilo coastal)
- Un rollo de cuerda
- Conchas marinas
- Silicona caliente

Y, como siempre, con todo listo empezamos con el paso a paso:


Como siempre que utilizamos pintura en espray, esta vez también he utilizado mi famosa "cabina de lacado", jajaja, ya sabéis... la caja de cartón que tenemos preparada para estas ocasiones ;) Colocamos la pieza cerámica sobre algún elemento que la mantenga en alto - yo he utilizado un bote que tenía por ahí, pero vale cualquier otra cosa -  de forma que a medida que vamos aplicando la pintura en espray podamos ir girando la pieza. Como siempre, el número de manos de pintura dependerá de la pieza que utilicéis de base y del color que queráis conseguir, en este caso yo le he dado dos manos de pintura blanca a los tiestos para que quedasen perfectamente cubiertos.


Una vez que las piezas están pintadas y que la pintura está bien seca, comenzamos a colocar la cuerda. Igual que hicimos en las pantallas, hay que ir aplicando la silicona caliente y poco a poco ir pegando encima la cuerda. En este caso, no queríamos cubrir toda la superficie sino que la cuerda sólo es un detalle decorativo, por lo que le dimos sólo unas pocas vueltas - alguna menos en la pieza más bajita y alguna más en la más alta -. Aunque la silicona seca muy rápido, antes de seguir conviene que esperemos un poquito - con una media hora es suficiente - para evitar que se nos mueva la cuerda al manipular las piezas en el siguiente paso.


Por último, es el momento de darle el toque veraniego definitivo: toca añadir las conchas. Para eso, igual que hemos hecho con la cuerda, utilizamos la silicona caliente para pegar las conchas a las piezas. En mi caso, yo he optado por poner conchas de formas y colores variados sin ningún orden preconcebido, pero si os gusta más, también podéis elegirlas de tamaño y color similares para darle más igualdad al conjunto, como siempre... cada uno a su gusto ;)


¡Ya está! Nuestros tiestos de estilo coastal están terminados. No sé qué os parecerá a vosotr@s pero viendo juntos el antes y el después yo creo que el cambio les ha sentado realmente bien, ¿no os parece?

Ya os advertía al empezar que el de hoy era un auténtico #DIY3BR, y es que...
un par de manos de pintura, un poco de cuerda y unas conchas dan para mucho. 
¿Y vosotr@s? ¿Tenéis algún DIY en mente para el verano?

**Con este post participo en el "Finde Frugal 130" de Marcela Cavaglieri**


¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

martes, 21 de junio de 2016

ROCKING SWING: DOBLE DIVERSIÓN

Ya sabéis que hace un par de semanas os contaba que iniciábamos el horario estival aquí en el blog, lo que significaba que en lugar de tres días a la semana, publico sólo dos, pero - en la medida de lo posible - voy a intentar no dejar ninguna de las "mini secciones" del blog de lado y por eso, hoy os traigo uno de esos objetos de diseño que tanto me gusta compartir con vosotr@s.

De líneas simples y materiales sencillos, a medio camino entre la mecedora y el columpio, válida para interior o exterior... nuestra protagonista de hoy es la Rocking Swing, una silla que promete diversión intergeneracional ;)



Dice Tobias Nickerl, su creador con la colaboración de Clara Rivière, que, si nos paramos a pensar, casi seguro que la mayoría de nosotros asociaría columpio con niños y mecedora con abuelos, y de ahí surgió su idea de mezclar ambos conceptos en una pieza de diseño industrial. ¿Por qué no crear un asiento que fuese ambas cosas a la vez y que, de esa forma pudiera ser utilizado por cualquier miembro de la familia?

La Rocking Swing es un híbrido que toma detalles del diseño de ambos objetos, combinándolos sutilmente de forma que los reduce a lo esencial. Su diseño minimal de líneas limpias, deja claras las funciones de sus diferentes partes: el asiento fabricado en cuero está pensado para permitir el movimiento de balanceo y, para ello, está colgado con cuerdas de la estructura principal metálica que, a su vez, está diseñada para que sus palas inferiores permitan mecerse sobre ellas. El resultado es una silla pensada para generar un doble movimiento de oscilación coordinado que hace que quien se siente en ella pueda mecerse y balancearse al mismo tiempo.

Como suele ocurrir en este tipo de piezas, nada en la concepción de las silla Rocking Swing se ha dejado al azar. Cada elemento utilizado tiene una función clara y se combina de una manera minimalista, evitando el uso de tornillos u otros enganches externos. No es casualidad tampoco que al elegir los materiales se haya apostado por un trozo de cuero natural para el asiento - como si fuera un columpio improvisado -; o que las cuerdas que lo sujetan a la estructura sean de color naranja - como las que suelen sujetar los columpios de los niños -; ni tampoco que se haya elegido el verde mint que tan bien contrasta con ambos colores para pintar la estructura.

 





Imágenes @ Véronique Huyghe para @ TobiasNickerl.com


Pensada para su uso tanto interior como exterior, por sus colores, por su sencillez y por esa idea tan lúdica de diversión intergeneracional, la Rocking Swing sería sin duda ese asiento por el que abuelos y nietos repartirían turno en las reuniones familiares de este verano, ¿no os parece?

¿Pondrías una Rocking Swing en vuestro salón o más bien os la llevarías a la terraza?
Yo ya me estoy imaginando la cola en mi casa para utilizarla... 


¡¡FELIZ MARTES!!

viernes, 17 de junio de 2016

DIY-RECETA: TORTILLA DE PATATAS RELLENA DE JAMÓN Y QUESO

Ya le hemos dado la bienvenida al verano en el blog y también en la tienda, así que hoy nos toca recibirle también en nuestra cocina. Este viernes, la sección cocinillas se quita el delantal y se  pone el pareo para inaugurar la temporada de pícnics.

Para hacerlo he elegido un plato que yo pensaba que era muy conocido, pero para mi sorpresa parece que no lo es tanto como yo pensaba y es por eso que, aunque repetimos el ingrediente principal de nuestra última receta, me he animado a mostraros cómo hacemos en mi casa el plato estrella de nuestros domingos playeros: la tortilla de patatas rellena de jamón y queso.


Fotos & Realización @ Deco López García

Vaya novedad estaréis diciendo much@s... una tortilla de patatas y tendréis razón. De hecho seguro que algun@ también está pensando que la tortilla rellena está muy vista, y también la tendréis, pero ya os digo que he descubierto que también hay mucha gente que no la conoce, así que tenía que compartirla.

Aquí en el norte - al menos aquí en Laredo - son muy típicas en los bares para el pincho de media mañana, pero aunque le llaman tortilla rellena igual, en realidad suele ser una tortilla sobre la que ponen distintos ingredientes, como si fueran los topings de una tarta, y después para "cerrar" hacen una tortilla francesa muy finita - tanto como si fuera un crep - que colocan encima, con lo que aparentemente es una tortilla rellena, aunque en realidad sean tres pisos distintos. En cambio, la nuestra es una tortilla como todas, pero... con sorpresa dentro ;)

Como siempre, empezamos con los ingredientes:


- 1 kg o 1 kg 250 gr de patatas
- 6 huevos
- Lonchas de jamón york
- Lonchas de queso para fundir
- Aceite de oliva
- Sal

Ya veis que los ingredientes son los que utilizas para una tortilla española de siempre - a la que por supuesto le podéis echar también cebolla, yo no le he puesto por el momento niños, como imaginaréis - más el jamón y el queso, pero este relleno lo podéis cambiar por cualquier otro que os apetezca probar: otro tipo de queso, palitos de cangrejo, bonito, vegetales, mayonesa... como siempre, a vuestro gusto ;)

Sé que es difícil, pero igual hay por ahí alguien que no haya hecho nunca una tortilla de patatas, así que vamos, literalmente, con el paso a paso:


Para empezar, pelamos las patatas y, cuando las tengamos todas limpias de piel, las lavamos y secamos con un paño de cocina para eliminar toda la humedad. Una vez secas, las cortamos, en mi casa lo hemos hecho siempre en cuadraditos y a mí es como más me gusta para la tortilla, pero como siempre, es una cuestión de gustos ;) A continuación, ponemos el aceite de oliva a calentar en la sartén y le echamos sal a las patatas.


Comprobamos, y cuando el aceite de oliva esté caliente vamos echando las patatas a freír. Mientras se van friendo echamos sal a los huevos y los vamos batiendo. Las patatas estarán bien fritas cuanto tengan un aspecto doradito. Cuando estén así, ayudándonos de una espumadera para escurrir el aceite, sacamos las patatas de la sartén y las sumergimos en el huevo batido, mezclándolo todo bien. A continuación, retiramos el aceite sobrante y, en la misma sartén o en la que vayamos a hacer la tortilla, ponemos un poco de ese aceite de oliva para que no se nos pegue.


Cuando el aceite y la sartén estén calientes - lo que tarde dependerá de si hemos usado el mismo aceite y la misma sartén o no - echamos más o menos la mitad de la mezcla de patatas con huevo, repartiendo bien y reservamos el resto. Cuando toda la superficie de la sartén esté cubierta con la mezcla, colocamos sobre ella las lonchas de jamón york y encima las de queso (si habéis elegido otro relleno, lo colocáis igual). En ese momento, añadimos la otra mitad de la mezcla que teníamos reservada y, de nuevo, repartimos bien la mezcla hasta cubrir bien toda la superficie. Por último, tras asegurarnos de que la primera mitad ya está cuajada, le damos la vuelta a nuestra tortilla con ayuda de un plato o de un vuelve-tortillas, y la volvemos a colocar en la sartén hasta que esté bien hecha también por el otro lado.


Et voilá!! Aquí la tenéis, una hermosa tortilla con muy buena pinta que, a primera vista parece una más, pero en su interior guarda una jugosa sorpresa ;)


¿Qué os parece la nueva incorporación a nuestras recetas de salado? ¿Las conocíais?
 ¿Introducirías las tortillas rellenas en vuestros menús de pícnic dominguero
Contadme vuestros secretos con la tortilla... ya sabéis que me encanta a aprender ;)

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

martes, 14 de junio de 2016

LLEGA EL VERANO... ¡ESTRENAMOS ESCAPARATE!

Sí, me lo vais a decir en cuanto veáis las fotos, así que ya os lo adelanto yo... en realidad, por los productos que se exponen, más que un escaparate estrictamente veraniego, éste que os enseño es un escaparate de primavera-verano. ¿Qué os voy a decir? Ya sabéis que aquí en el norte al frío lo llamamos fresco, y en verano nuestra clientela es de lo más variada y cada uno lo lleva a su manera, así que nosotros estamos preparados para todo ;)

Si el martes pasado le dábamos la bienvenida al verano aquí en el blog con la fiesta de #DiarioDeco23, hoy nos toca dárselo en la tienda o, más concretamente, en uno de nuestros escaparates en el que las colchas y alfombras más primaverales, se dan la mano con láminas y muebles de carácter más fresquito y veraniego. ¿Os venís a ver nuestras novedades?


Empezamos por mi parte favorita... la nueva colección de láminas de N&V, ¿os acordáis que los descubrimos hace ya un tiempo en Intergift? Pues sus productos por fin están aquí y yo estoy feliz con cómo luce nuestra pared con la composición de láminas que  hemos montado. Peces, langostas, estrellas de mar... pero también mariposas, osos polares o instrumentos musicales... todos tienen cabida en nuestro verano.

A los pies de las láminas, varias alfombras circulares de colores alegres y la silla Star de Decoratualma - sí, la que me tocó en su sorteo de Facebook... ¡no podía dejarla escondida mientras le hago hueco en casa! - ponen el punto desenfadado al escaparate.



También de N&V son las mesillas de listones de madera en distintas alturas. Su estilo a medio camino entre lo minimalista y lo colonial me animó a mezclarlo con dos sencillas suculentas en macetas blancas y, junto a ellas, un mini baúl y una maletita, que este verano nos invitan a viajar, aunque sea a través de la decoración ;)

Para la cama - un clásico de nuestro escaparate dedicado a las colchas - ésta vez hemos apostado por un DIY. Con un tablero y dos muestras de rollos de papel pintado de Kemen, hemos preparado este cabecero mitad piedra, mitad chapa que, además de ser "distinto" y por eso mismo llamar la atención, que es lo que siempre buscamos al montar el escaparate, cumple una doble función. Por un lado nos ayuda a nosotros a mostrar parte de nuestro amplísimo catálogo de papeles, y por otro le da una idea a nuestros clientes para que ellos mismos puedan fabricarse un cabecero a su gusto o, si no son manitas, encargárnoslo a nosotros, pero siempre diseñado por ellos.


Por supuesto no me olvido de la protagonista por excelencia del escaparate, la colcha, en tonos morados y con motivos geométricos. Esta vez la hemos combinado con sábanas de algodón 100%, almohadones y cojines en los mismos tonos que potencian la frescura de su diseño. A mí me encanta pero me temo - ¡y espero! - que durará poco ahí. Ya sabéis... nada mejor que una cama para ver cómo queda una colcha y nada mejor que verlo para animarse a comprar ;)

Fotos @ Deco López García

Ya veis... como os digo siempre, en la tienda - y, claro está, en sus escaparates - buscamos un equilibrio entre lo que nuestros clientes saben que van a encontrar, como las colchas, y otras novedades, más inesperadas para ellos, como las láminas, que estamos seguros que también van a disfrutar. 

¿Qué os parece? ¿Os gusta el ambiente que hemos creado en nuestro dormitorio? 

¡¡FELIZ MARTES!!

viernes, 10 de junio de 2016

DIY: SUJETA LIBROS ACTUALIZADOS CON PINTURA DE TIZA

Con retraso, eso sí, pero os lo contaba el martes... aquí en el blog ya ha empezado el verano, y no sólo por la fiesta de #DiarioDeco23, que también, sino porque desde ahora hasta octubre más o menos, publicaremos sólo dos días por semana. Eso sí, aunque hayamos ajustado nuestro horario, los viernes son siempre viernes, y los DIYs y recetas no van a faltar a su cita semanal ;)

Además... aunque esta vez no es exactamente para tod@s l@s que seguís el blog - no me lo tengáis en cuenta ;) - sino para una seguidora en concreto, el DIY de hoy viene con sorpresa para mi amiga Marta, que fue la que hace mucho, mucho tiempo me trajo estas dos piezas para ver qué podía hacer con ellas y, hoy por fin - bueno, o mañana o pasado, cuando lea el post... -  va a descubrir que ya están listas.

Así es como hemos actualizado unos sujeta libros de los 70's para adaptarlos al siglo XXI ;)


La verdad es que la idea viene de muy lejos... Marta es una loca de los libros - dice que a ella le abrigan, tal cual - el caso es que dada su afición, todo elemento deco que tenga que ver con ellos también llama su atención y por eso mismo, a mí no me extrañó nada cuando un día se presentó en la tienda con estas dos piezas al grito de "los he visto en un blog de esos que tú sigues y yo los tenía en casa desde siempre... ¿me los pintas?"

Ese blog era ni más ni menos que "Vintage & Chic" y las piezas a las que se refería eran unos sujeta libros idénticos a los que nos ocupan. Leticia, su autora, contaba que las piezas eran un regalo que hacían hace muchos años con los pedidos del Círculo de Lectores y ella, con esa maestría suya para darle nueva vida a cualquier objeto, había decidido renovarlos pintándolos en colores fuertes - naranja y fucsia creo recordar -. De esto hace mucho ya, de hecho en la tienda de "Vintage & Chic" aún tienen las piezas disponibles, pero ya no están aquellas que Marta vio... y es que hablamos de cuando yo empezaba en esto del blog y vamos para cinco años... (¡qué fuerte!).

El caso es que a Marta le encantan esos colores vivos para decorar: naranjas, rojos, azules, verdes... pero yo soy más clásica y sigo pensando no sólo que cuesta más combinarlos, sino que además te cansas antes de ellos. Así que, como en su día me dijo aquello de "tú del color que quieras, ponlos bonitos y ya", pues, aunque sea cuatro años después... eso he hecho ;) Al principio estuve dudando si utilizar el mismo blanco que usé para renovar el espejo, pero después pensé que, a ella le iba a parecer un poco soso, así que aposté por el verde mint que sé que le gusta mucho, así que creo que acertaré... 


Los materiales que hemos utilizado son: los dos sujeta libros de los 70's que mi amiga tenía en su casa, un poco de pintura de tiza, cera, un pincel y un trapo de algodón.

Y con todo listo, empezamos con el paso a paso:


Como siempre os digo, lo bueno de la pintura de tiza es que no hace falta lijar, así que les quitamos el polvo a Sus Majestades con un pincel, y podemos aplicar la pintura directamente sobre la figura. Ya veis que el cambio es asombroso... en negro parecen tan serios y oscuros, que cuando les aplicas este verde provence su aspecto cambia totalmente, ¿no os parece?


Una vez que los tenemos pintados, los dejamos unas horas para que la pintura seque bien y, a continuación, les aplicamos la cera con el pincel y, de nuevo, lo dejamos secar, esta vez unas 48 horas para asegurarnos. Pasado ese tiempo, pasaremos un trapo de algodón - para que no deje pelos - de forma que salga el brillo y resalte el color que hemos aplicado. Como os contaba cuando hicimos las sillas para el comedor de Quique y María, con este paso no sólo protegemos la madera y la pintura, sino que además, después son más fáciles de limpiar. 



Ya está. Nuestros Reyes están listos para volver con su dueña y sus libros, y además, con reciclaje y aprovechamiento, ¿alguien da más? Un auténtico #DIY3BR, bueno, bonito, barato y... ¡muy resultón! Me gusta tanto cómo han quedado que, más que escondidos entre libros, yo los pondría de adorno y bien a la vista ;)

¿Qué os parece el resultado? ¿Hemos conseguido adaptarlos a este siglo? 
Ya os contaré lo que opina Marta....

Y con ellos me voy a visitar a Marcela y su Finde Frugal, te vienes?

**Con este post participo en el "Finde FRugal 128" de Marcela Cavaglieri**

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

martes, 7 de junio de 2016

7 IDEAS DE INSPIRACIÓN DIY CON CONCHAS MARINAS:
#DiarioDeco23 - Bienvenido Verano

Lo primero de todo, una disculpa... por no publicar ayer y porque olvidé por completo avisaros el viernes, pero bueno, os lo digo hoy: este año adelantamos a junio el horario estival del blog y publicaremos sólo dos veces por semana - martes y viernes - desde hoy y hasta después de mis vacaciones que serán allá por octubre. Eso sí... ya que nos ponemos en "modo verano ON", lo hacemos a lo grande, como debe ser,  por todo lo alto y montando una fiesta porque ya está aquí #DiarioDeco23 - Bienvenido verano.

No sé si en otros sitios estaréis ya hartitos de sol y buen tiempo, pero por aquí arriba estábamos deseando que llegaran y, si el año pasado inaugurábamos la temporada montando una terraza para tomar "fresquitos", este año nos sumamos a la fiesta con una propuesta de inspiración deco-familiar: 7 DIYs con conchas marinas que, por supuesto, se pueden hacer con niños.


 Sí porque... ¿a vosotr@s también os pasa que cada verano recogéis conchas para hacer manualidades con los niños y luego acaban rodando por la casa o el garaje hasta que alguien se cansa y las tira o, como mucho, las coloca como adorno por las macetas? Pues este año,cuando mis niños y yo recojamos conchas en los paseos por la orilla las vamos a guardar sí, pero además vamos a hacer algo con ellas, y vosotr@s lo vais a ver aquí, ¡prometido! Ya, ya... diréis vosotros que también prometí hacer algo con la rodaja de madera y... ¡voy fatal!, pero lo conseguiré, ya veréis como sí ;)

vía @ Billabong

De hecho, esta vez lo vi claro al encontrarme en Pinterest con la primera de nuestras propuestas de hoy, macetas forradas con conchas marinas. Si además plantáis una suculenta dentro, el resultado será así de natural. Os podéis imaginar el cómo... una maceta de terracota, unas conchas, un poco de pegamento y lo tenéis, pero si queréis verlo con más detalle, encontraréis el tutorial original pinchando aquí.


vía @ Buzzfeez

Nuestra siguiente idea es puro estilo coastal... para nuestra guirnalda de conchas pintadas sólo necesitaremos las conchas y cuerda. No he encontrado un tutorial para mostraros - la idea original es de una tienda de Etsy llamada Seagypsys -, pero se trata de pintar las conchas en tonos azules y blancos o, incluso, podríamos pintarlas en degradé como hicimos con nuestros cestos. Después, les hacemos el agujerito para pasar la cuerda, trenzamos ésta y... lista ;) 




Sí, lo sé, es otra guirnalda pero... ¡no me he podido resistir! La guirnalda de luces con conchas me parece una idea brillante :) Una tira de luces, pegamento y unas cuantas conchas, esta vez de un tamaño un poco más pequeño son todo lo que necesitaremos para conseguir un efecto tan bonito como éste. Para ver el tutorial original y aprender cómo montarla sólo tenéis que pinchar aquí.


vía @ Yes Missy

Y si la cosa va de iluminación, en una noche de verano no pueden faltar las velas. Crearemos un ambiente relajado, romántico, boho... y hasta espantaremos los mosquitos, ¿todo ventajas, no os parece? Por eso no me he podido resistir a estas conchas portavelas. Unas velas de té y unas conchas son los únicos materiales que necesitaremos y si pincháis aquí para ver el paso a paso, veréis qué fáciles son de hacer ;) 


vía @ iMujer

Por supuesto, siempre podemos incluir alguna concha en nuestros dioramas recuerdo del verano, pero... ¿qué tal si les damos todo el protagonismo? Hacer cuadros con conchas es la solución perfecta para llenar nuestros hogares de ese inconfundible aire marinero de las casas de la playa. Conchas, caracolas, si alguien tiene mucha suerte una estrella de mar, un fondo de paepl de periódico, un marco y... tenemos el perfecto cuadro de estilo coastal. Para aprender cómo hacerlo, sólo tienes que pinchar aquí.



Sí, es verdad... yo había dicho que eran DIYs para hacer con los niños y, aunque hasta ahora se pueden hacer con ellos, la verdad de la verdad es que el uso de después no es tan infantil, pero también tenemos propuestas a tope de diversión y color, y si no echadles un vistazo a estas conchas-peces de colores que se pueden usar como juguete, como adorno, para hacer un cuadro... ¿chulísimos, no? Un poquito de pintura, conchas de distintos tamaño para hacer el cuerpo y las aletas, unos ojitos adhesivos y ¡los tenemos! El tutorial no está muy desarrollado - tampoco hace falta, ¿no? - pero si queréis echarle un vistazo, la idea la encontré aquí


vía @ Indulgy

La última idea también me parece perfecta para niños, sobre todo si como en la foto, pintamos las conchas - si queréis darle un aire más coastal las podéis dejar sin pintar - pero el móvil de conchas de colores es genial para una habitación infantil, o para decorar a todo color nuestras terrazas y balcones de verano. Además de bonito, el móvil tiene el añadido extra de que emite sonidos al moverse con el viento, y pondrá banda sonora a cualquier espacio donde lo colguemos. Un platito o cuenco, conchas y caracolas de diferentes tamaños, cuerda, pintura y... esta vez no he encontrado tutorial - la idea la encontré aquí - pero seguro que ya estáis pensando cómo hacerlo, ¿verdad?

Seguro que vosotr@s tenéis en mente muchas más ideas DIY que se pueden hacer con conchas, de hecho, al buscar inspiración en la red sen encuentran muchísimas posibilidades, pero yo he de confesaros que he elegido estas no sólo por lo bonitas que son, que también, claro, sino porque este tipo de conchas son las que más nos trae el Mar Cantábrico y, por tanto las que más posibilidades tenemos de recoger mis niños y yo este verano... ¡ya os contaré!

Y también estoy deseando que me contéis vosotr@s... ¿qué os parecen estas ideas? 
¿Tenéis pensado recoger conchas este verano?

http://www.diariodeco.com/

Mientras me lo contáis yo voy a pasarme por #DiarioDeco23 - Bienvenido verano
Como empezó ayer, ya he podido disfrutar de alguna de vuestras ideas, pero
la fiesta continua hoy y mañana, así que aún queda mucho por ver... 
¿me acompañáis?

¡¡FELIZ MARTES!!


viernes, 3 de junio de 2016

DIY-RECETA: GALLETAS DE LACASITOS SIN GLUTEN

¡Primer viernes de junio! Ya sé que se suele decir que cuando mayor eres más rápido se pasa el tiempo pero este 2016 no lo estoy viendo y... ¡no soy taaan vieja! En serio que no ;)

En fin, el caso es que como es viernes toca receta y hoy volvemos al dulce. Como os comenté el día que os enseñé cómo hacer las magdalenas sin gluten, a mi niña no le parecían suficiente para llevar al cole y compartir con todos sus compis a la hora del almuerzo, así que aquí está la segunda parte del menú cumpleañero: galletas con Lacasitos, eso sí, sin gluten para que todos, todos las pudieran comer ;)


Elaboración & Fotos @ Deco López García

Los habituales recordaréis que ese día os contaba que súper Celia tiene un compañero de clase que es celiaco y por eso, tanto aquellas magdalenas como estas galletas están hechos sin gluten, pero si en vuestro caso no tenéis que tener esta precaución, podéis prepararlas con harina normal ;)

Empezamos con los ingredientes, que para unas 30 galletas  son los siguientes:

- 200 gr de harina de maíz
- 1 sobre de levadura
- una pizca de sal
- 5 gr de azúcar vainillada o de esencia de vainilla
- 125 gr de mantequilla
- 75 gr de azúcar moreno
- Lacasitos (muchos ;)


Y, como siempre, ahora que tenemos ya todos los ingredientes, vamos con el paso a paso:

En primer lugar nos ponemos con la masa de las galletas. Empezamos con la mantequilla, que tiene que estar a temperatura ambiente, y después vamos añadiendo el azúcar moreno; comenzamos a batir la mezcla, y cuando va tomando forma, le añadimos lentamente la pizca de sal, el azúcar vainillada y la harina con la que previamente habremos mezclado la levadura. Mezclamos todo amasando hasta conseguir una masa homogénea, similar a la de la foto. En este caso, para amasar, nos hemos ayudado de un robot de cocina, se puede hacer sin él, pero claro está, cuesta un poco más ;)


Cuando tenemos la masa lista, preparamos un poco de film transparente y envolvemos con él la masa. La cerramos bien, y la dejamos reposar en el frigorífico durante una hora aproximadamente. Pasada esa hora, la sacamos de la nevera y seguimos trabajando.


Es el momento de darle forma a las galletas, y para eso, vamos repartiendo la masa en pequeñas cantidades, con forma de bolita. Cuando ya las tenemos todas, las vamos aplastando y, cuando ya tenemos las galletas planas y con forma, llega el momento en el que los peques siempre se ofrecen a ayudar... ¡momento de colocar los Lacasitos en las galletas! Ya veréis qué risa os da con sus "diseños"... tienen unas ocurrencias que nunca dejan de sorprender ;) Cuando todas las galletas tienen sus Lacasitos, metemos la bandeja en el horno ya precalentado, y a unos 180º lo dejamos entre 12 y 15 minutos. Ya sabéis lo que os digo siempre... este tiempo depende de cada horno.


¡Y ya está! Así de fácil tenemos preparadas nuestras galletas de Lacasitos sin gluten, listas para empaquetarlas como más nos guste. En esta ocasión Celia y yo no nos decidíamos, porque nos gustaban mucho en las bolsitas de celofán con su lazo, pero también en las cajitas de cartón, así que... para la profe en la bolsita y para los compis en las cajitas y, ¡solucionado!

Ya veis qué fácil es preparar unas galletas perfectas para merendar con niños y con no tan niños porque... que levante la mano a quien no le gusten las galletas y los Lacasitos, ¿no? Y además, sin gluten, para que las podamos comer todos, todos, de verdad ;)

¿Qué os parece? ¿Hacemos galletas este finde? ¿Igual sí, no?
Probadlas, que no os váis a arrepentir, ¡palabra!

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...